4:54

Nuestros hijos y el sexo


Hace poco una chica que quiero mucho me dijo que tuvo su primera relación sexual con penetración. Hablamos sin tapujos sobre el asunto, nos tenemos confianza y me tranquilizó que al menos usaran condón con su pareja como tantas veces le había dicho que hiciera si daba ese paso. Sin embargo como mujer, como madre que soy de una niña de 10 años y un niño que en unos días cumple 13 hay algo que me preocupa muchísimo: cualquiera sabe 3 idiomas perfectamente porque los padres nos preocupamos por “educar a nuestros hijos” pero pocos jóvenes saben como usar un condón! Y no es lo mismo ir a buscar en YouTube “como se viste la banana para entrar al club papaya?” que saber usarlo. Te dice YouTube sobre como comprarlo, como elegir el que mas se adapte a tus necesidades?  ¿Sabias que no todos los condones son del mismo tamaño y que estos incluso varían tanto en la marca como en el diseño? Si, es algo muy básico pero la mayoría aprendimos sobre la marcha, no porque nuestros padres se sentaron con nosotros a educarnos sobre el tema.

He oído a muchas madres quejarse de “como son las cosas ahora”. Culpan a la tv, el internet y en general a la libertad con la que se cuenta hoy, con la que sus niños chocan de frente “por eso empiezan a tener sexo temprano” y yo me rio; acaso ya habrán olvidado estas personas que sentían sus cuerpos a los 11, 13, 15 o 16 años? El sexo es algo natural y que los jóvenes sientan ganas es solo señal de salud. El problema está en que los padres de hoy están criando a sus hijos como les criaron a ellos. ¿Como es posible que prefieran que una amiga o amigo por ahí les cuente como protegerse, que medidas tomar tras una relación sexual sin protección? Muchas me dicen que no, que prefieren que sus hijos aprendan esas cosas en casa pero con quien… con la pared? 

Lamentablemente para muchísimos jóvenes sus padres y el sexo son cosas contrarias. Si bien por obvias razones saben que sus padres en algún momento tuvieron sexo, lo ven como “raro” “vergonzoso” “desagradable” siquiera pensar en la posibilidad de que mientras ellos salen con sus amig@s en casa papi y mami se roban unas horas para estar a solas en la alcoba –cocina, baño, comedor… etc, etc,- y no precisamente discutiendo sobre las cosas que hay que pagar. Esto sin duda alguna es culpa de los mismos padres que ponen casi una cortina en su vida sexual incluso negándola como si fuera algo sucio, anormal o repulsivo cuando en realidad el sexo es parte de la vida de cualquiera y además es maravilloso. 

<Ah mierda… o sea que tu a tus hijos les dices “me acosté con su papa y tuvimos sexo?> la respuesta es si y además les digo que uso preservativo, por qué, como se usa y hasta como se compra. También hablo no solo de condón, sino en general de protección antes, durante y después del sexo. Que soy una desvergonzada? Tal vez. Es mas, estoy segura de serlo pero en mi casa sé que no habrá embarazo no deseado y si sucediera, no seré la ultima en enterarme como normalmente pasa en esos lamentables casos. Llevo con mis hijos una relación de amistad, respeto y confianza en donde no existen temas que no se puedan comentar mientras caminamos por el bosque, alimentamos a los patos en el rio o mientras tomamos alguna comida.


2 comentarios:

Elygweasley dijo...

Muy cierto.

Cris dijo...

Muy bien dicho, la vida nos da oportunidades de hacer las cosas bien, pero a veces uno se olvida y prefiere cometer los errores que otros cometieron, lo que demuestra que la mayoría de veces preocupan mas las apariencias y el estatus que el bienestar de los hijos. Si no saben como contarles que pregunten, por que negar la existencia del sexo? cuando uno tiene hijos, obviamente conoce el procedimiento.

Publicar un comentario