13:12

Irene

Querida Irene:

“En realidad soy querida?” Eso contestarías sin duda alguna, tras lo cual me saltarías encima gritando lo hija de puta, negra asquerosa e imbécil que soy… seguido de un silencio húmedo antes de robarme un beso –que en realidad era tuyo, pero así te gustaban las cosas- y decirme con esa voz tuya tan de gato y a la vez de serpiente “cógeme”.  Ay Irene…  no sabia que hubiera en el mundo alguien tan enferma como tú, pero tampoco sabia que hubiera alguien tan masoquista para soportártelo: yo.

Irene que entiendes por amor? El amor es algo muy complejo, muy delicado, y estoy segura de que no lo conoces. Por lo menos no lo conocías estando conmigo y eso estuvo bien; yo tampoco lo conocí contigo… pero ambas sabemos que hay cosas incluso mas fuertes que el amor, que el odio… verdad Irene? Quien lo dude puede preguntarle a esa cicatriz que tienes debajo de tu hermosa cara o si prefieres a la cicatriz que yo tengo en la baja espalda. Recuerdas como te echaste a llorar? En realidad… no debiste llorar, pues yo me rio cuando al ducharme la palpo y me imagino que tu haces lo mismo cuando te maquillas. Eres… tan enferma querida.

Aun recuerdo como huele tu cuerpo cuando te levantas, como a bebe. También recuerdo como huele cuando esta caliente, mojada tu piel, palpitante; a hembra en celo. Y no es que quiera recordarlo, es que me lo grabaste a fuego y todavía no se como sacar esos recuerdos. Ah Irene, sabias perfectamente como funciona mi mente y yo sabia muy bien como funcionaba la tuya. No podían ir bien las cosas siendo que las dos somos como somos; cortadas por la misma tijera diría mi madre, dos malditas putas diría tu hermano.

Tu recuerdas la ultima vez? Yo si y me dijiste que sabias que jamás me olvidarías pero que también sabias que yo tampoco te olvidaría. Tú ganas querida, porque aun recuerdo el camino exacto en el mapa de tu piel. Recuerdo demasiado bien que hacer para que claves tus garritas en mi espalda mientras te derramas en mi boca, en mis dedos o cuando sexo a sexo la humedad se mezclaba… recuerdo ese camino, pero ya murieron las ganas de recorrerlo.  Hace mucho tiempo ya, pero cada vez un poco mas.

Irene, Irene preciosa… como pudieron dos personas unidas por lazos tan fuertes acabar de forma tan desastrosa? Tal vez por eso; nos unió el destino a la fuerza y tuvimos que rompernos la piel para escapar.

2 comentarios:

Elygweasley dijo...

El amor no debe dañar ni destruir, sino mas bien curar y resanar, fortalecer y engrandecer, para complementa a la otra, una pareja hace que sean dos engranajes que juntas echan a andar el maravilloso destino que se les fue trazado, sea largo o corto, difícil o sencillo, complicado o simple.
Se que suena utópico y no siempre se da, pero cuando se encuentra a esa persona que te llena por completo es simplemente maravilloso, esa es mi humilde opinión.

Sascha Lemoine dijo...

Asi es Ely. Yo tambien creo que asi deberian ser las relaciones de pareja... pero estas son complejas y todo, ademas, depende tanto del cristal, como del angulo en que se mire.

Miles de besos guapa <3

Publicar un comentario